La política que no construye en honor a la verdad y se convierte a sí misma en un acto descalificante.

http://www.parlamentario.com/articulo-5070.html

10-7-2010
Por Mariel Calchaquí

Mucha agua corre por un río caudaloso de rumores. Desde pequeña me enseñaron a no repetir lo que otros dicen si no tengo pruebas y si ese rumor hería a las personas, el rumor como el chisme, son instrumentos descalificantes cuando nadie puede dar la cara por ellos y sostenerlo.

En ese sentido, los actos y acciones políticas descalificantes, sostenidos con rumores y denuncias sin pruebas o evidencias, caen en el peor nivel de la política, se desprestigia a sí misma, y lo que es peor desprestigia a aquellos que la instrumentan.

El escenario mediático y las denuncias desde la oposición política a este gobierno, en cuanto a las relaciones bilaterales con Venezuela, encabezada por la Coalición Cívica, no son nada ingenuas ni tienen el carácter defensivo de la honestidad y la transparencia.

En primer lugar su táctica escénica en la Cámara de Diputados de crear una comisión secreta para investigar supuestos ilícitos en la relación bilateral de Argentina Venezuela, fracasó, ya que el “secreto” era el arma que tenían para denunciar que lo que allí se dijera, era tan grave que comprometía a los funcionarios del gobierno y hasta al propio Sadous. Como de ahí no resultó absolutamente nada, para entregar a la justicia rompieron el secreto y crearon el escenario mediático con el sainete del dime y direte de un embajador al que, en mi opinión debe caberle algunas sanciones por ocultar información durante su gestión.

El escenario mediático impulsado, fue la búsqueda de un resultado mas político y contundente que la misma declaración, que no decía nada absolutamente nada mas que lo que está en la justicia y que aún no ha generado prueba alguna.

Considero que no buscan la verdad ni la trasparencia de los actos de gobierno, sino la oposición debiera haber hecho pública la declaración del ex embajador, y pensar en hacer así las futuras, aquí mantener el carácter secreto es solo mantener la reserva hasta donde nos conviene, y luego desparramar las declaraciones a gusto y piacere en los medios amigos a fin de crear un opinión basada en trascendidos poco veraces y utilizarla en función de fines de propaganda negra contra el gobierno de dos países a los que la Coalición Cívica y otros grupos, expresión de la derecha argentina, intentan desterrar.

La oposición está creando un ambiente poco confiable para cualquier investigación.
Desde el plano de la objetividad, sostengo que ningún testigo puede ahora pensar que sus dichos van a ser secretos, o que algún diputado sea quien fuere va a guardar la reserva en función de remitir lo actuado a una comisión que se constituya como investigadora, en principio, déjese en claro que nunca se constituyó comisión investigadora en la cámara de diputados para tal fin. Y que el procedimiento de confidencialidad estaba viciado de medios que hacían factible que el mundo se enterara de lo que allí pasaba, todos teníamos teléfonos celulares con multifunciones. Lo cierto es que el Presidente de la Comisión cometió muchos errores, quiero pensar que no intencionales. Pero no es que me interese el secreto del tema, todo lo contrario, siempre opino en que quien declara lo hace ante representantes del pueblo y el pueblo debe saber lo que sus representantes hacen y dicen.

En fin, si alguien tiene que decir algo y no daña un interés nacional debe ser público, y sostengo que muchas veces no es lo que guarda el secreto lo que hace daño, sino el uso antojadizo del secreto es lo que termina dañando al interés nacional y se convierte en un velo para ocultar la verdad, y mucho sabemos los argentinos del ocultamiento de verdad para evitar la justicia!!!

Es por eso tan acertada la Presidenta al pedir el estado público de las declaraciones, como la Cancillería, que si bien puede exigir reservas, puede levantarlas a sus funcionarios.

Lo que sigue es acordar y respetar el carácter que tendrán las declaraciones en la Comisión de Relaciones Exteriores, según la última votación en Diputados, de persistir un escenario de testimonios en la Cámara, debiera la oposición considerar hacer pública las declaraciones, para que todo aquel que hable lo haga a sabiendas de que sus dichos no serán sacados de contexto según el antojo de cualquier fuerza política.

Y sería coherente en un juego limpio de la política, pensar que no solo la oposición puede citar a sus declarantes y funcionarios amigos o ex funcionarios, sino que también el oficialismo tiene derecho de hacer citar a quien considere a dar testimonio y ponerlo en el mismo escenario de relevancia.

Calchaquí es diputada nacional del FpV de Tierra del Fuego

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: