Modernidad y post modernidad por Nicolás Casullo

http://documentatrabajo.bitacoras.com/archivos/2006/08/25/modernidad-y-post-modernidad-por-nicolas-casullo

El autor, junto a Ricardo Forster y Alejandro Kaufman ha publicado el libro “Corrientes del Pensamiento y tradiciones intelectuales desde la ilustración hasta la post modernidad”. Buenos Aires, Eudeba, 1999.

La modernidad como autorreflexión

La modernidad sería una condición de la historia que comienza a darse de manera consiente entre los pensadores entre los actores de la historia en Europa, básicamente entre los siglos XVII y XVIII. Entonces podemos decir que su significado más amplio y también el más abstracto es el de la Modernidad como una particular condición de la Historia.
Pero es en otra época donde se pensará el mundo y polemizará entre lo antiguo y lo moderno. El hombre asiste por distintas vías, descubrimientos científicos, avances tecnológicos, revoluciones industriales – como la que se da en el siglo XVIII que le hacen consciente una modernización de la historia, una modernización del mundo. La modernización no solo aparece en el campo de los avatares sociales, industriales, técnicos, económicos, financieros, sino que aparece como necesidad de nueva comprensión del mundo.
Lo importante y lo que va ir elaborando el nuevo pensamiento moderno que hace consiente la modernización del mundo, es que el mundo, sobre todo, la representación que nos hacemos de él.
Lo que produce básicamente esta modernización cultural acelerada de la historia caída, el quiebre, la certificación del agotamiento de una vieja representación del mundo regida básicamente por lo tecnológico, por lo religioso.
Desde esa época hasta bien avanzada la primera parte del segundo milenio de nuestra era, entre 1500 1600 1700 la representación del mundo franqueaba por las variables teológicas religiosas, en sus dogmas, en susESCRITOS, esencialmente en la fuente bíblica que es el libro de las revelaciones, designa lo que es el mundo. Lenta y al mismo tiempo aceleradamente a partir de esta modernización de la historia y del hombre que influido por una multiplicidad de experiencias culturales plantea una severa crítica a las representaciones del mundo estatuido.
La modernidad que toma prontamente conciencia de que en su avanzar, genera términos de pensamiento, los tiempos modernos, va extinguiendo ese mundo de Dios, luego Nietzsche, filosofo del siglo XIX, va a reflexionar, hacia los finales del siglo “La muerte de Dios” y va a fundara partir de esta idea sobre la necesidad de Dios, una lectura no solo de la modernidad sino de Occidente en su conjunto, una lectura filosófica esa muerte de Dios que gestó en un principio como crítica a los dogmas de la Iglesia, como crítica a la hipocresía de las morales dominantes, como crítica de lo religioso autoritario, como crítica a la superstición, como crítica al mito. VER DE SEGUIR

El tiempo de las vanguardias artísticas y políticas

Las vanguardias, espacio histórico por una parte, porque constituye en lo social en el campo del arte, de la cultura, de la política y también fenómeno particular de una época moderna, que es lo que vamos a tratar de analizar en cuanto a la configuración de lo que se entiende por vanguardia que tanto tuvo que ver en nuestro siglo con las condiciones de lo moderno y sus crisis.
Hoy en lo fundamental salvo excepciones estaríamos hablando salvo excepciones porque también hubo vanguardias que terminaron en claras políticas de derecha -casi globalmente del pensamiento de izquierda en este siglo.
Las primeras dos décadas del siglo plantean con el objeto de entender el vanguardismo, una serie de características necesarias de ser comprendidas, por un lado, aparece un clima de época de aceleración de la historia. Esta conciencia habilitada-esto tienen que ver con las vanguardias-la idea de que la historia no solamente se aceleraba en las estructuras productivas, sino también en el campo de las ideas, de los proyectos colectivos, de los armados doctrinarios, para aparecer como posibilidad de ruptura de modelos y lógicas y el paisaje a otro momento de la Modernidad.
La vanguardia política precisamente uno de los elementos que expone es una critica profunda a los avances lentos, graduelas reformistas, ilusorios de la izquierda, a la que contrapone la revolución en ciernes, la revolución a la orden del día, violenta, heroica, el asalto al estado burgués, como forma de derribar el sistema capitalista. Ese modelo de revolución que va a tener en Rusia de manera victoriosa en 1917.
Como epicentro esta la guerra europea de 1914-1918 donde podríamos decir se pone fin al siglo XIX y comienza el verdadero siglo XX. La guerra devastadora, que termina con un ideal decimonónico de mundo liberal burgués y que va a dejar, por el contrario, la desolación, el vacío, la perdida de sentido de lo hasta ahí legitimado como promesa civilizatoria en nombre de la razón y el progreso humano. Donde van a emerger variables de vanguardias artísticas, estéticas, que van a ser demoledoras en la crítica a ese mundo burgués, que terminó en lo bélico y en más o menos quince millones de muertos.
Por último todos estos elementos, van constituyendo un campo de relación, en la cultura, entre política y arte. Un campo de relación que por primera vez se constituye de manera precisa, evidente y que se va a prolongar a lo largo del siglo XX. Es un universo cultural donde lo político y el arte conforman un espacio de izquierda básicamente antirreformista, de corte revolucionario, contestatario, crítico, fuertemente antiburgués, prosocialista. Este campo aparecen tres figuras que también van a recorrer nuestra historia accidental capitalista, que son el político, el intelectual, y el artista. Las tres figuras que de distinta manera van a construir en ocasiones las llamadas vanguardias modernas.
La vanguardia artística es básicamente una experiencia grupal que se da en el campo del arte, de artistas relacionados con ideas políticas con sus propias experiencias estéticas. Las vanguardias artísticas sabían que nacían para morir. Su grito de protesta, su cuestionamiento crítico desde el arte a un mundo de razones dados, va a ser tan enérgico contra las formas institucionales del arte que su propio espíritu las obliga a pensarse circunstanciales, de efímero recorrido de cualquier tipo de consagración estética al estilo tradicional. Y si no se mueren, las matan las otras vanguardias. Lo peor que podía pasarle a una vanguardia estética es prolongarse, transformarse en experiencia estética institucionalizada, llevada a la academia y al museo como el resto del arte burgués.
El artista va a plantearse el arte como una liberación concreta de lo instintivo, no solamente de lo reflexivo intelectual. Potencia reprimida que el artista de vanguardia va a tratar de poner de manifiesto.
Este arte va a tratar de expresar un cuestionamiento al arte burgués clásico, tradicional, consolador, que no da cuentas de tales circunstancias.
Por otro lado, hay una idea de que el arte debe ser principalmente crítica a las consagradas representaciones del mundo, de la realidad de la sociedad. No un arte bello pensarán las vanguardias. No un arte que equilibre desde su presencia la fealdad y la hipocresía de la sociedad. Las vanguardias están absolutamente enfrentadas a la idea y al criterio burgués de la belleza en el arte. Entonces desde los dispositivos de las vanguardias aparece el arte como un arma crítica a las condiciones dadas, a los poderes, a las autoridades, a las predominancias de ciertos gustos, modas y estilos, al mundo cultural burgués, a la academia que fija normas, a las fuerzas armadas, a la iglesia, a los partidos políticos. Contra todo este entramado social, expresado de distintas maneras, las propias vanguardias van a tratar de definir una nueva sensibilidad. Aún adhiriendo a ideas colectivas y a proyectos políticos revolucionarios lo que expresa esa nueva sensibilidad intimista, que capta o puede manifestar quizás antes que el resto, lo que le incomoda.
Esto viene de vieja data, desde el renacimiento, podíamos decir, donde ya en el 1400 1500, aparece la discusión en cuanto a los artistas son verdaderos, los más legítimos, los más bendecidos hijos de Dios, porque trabajan lo creativo, porque le disputan a Dios el gran verbo de Dios, el de la Creación.
Las vanguardias a diferencia del arte Burgués-el arte excelso de la opera, de la pintura y la escultura clásica y neoclásica, de la gran literatura llevada al parnaso, de la música sublime del barroco y el romanticismo, el genio inmoral, el del buen gusto, el de la belleza eterna y universal- va a mostrar las lacras fabulosas del mundo moderno. Sus figuras van a se la prostituta, el enfermo, el marginal, el corrupto, la violencia social, el cuerpo desnudo femenino como mercancía sexual, lo procaz, la desesperación existencial, los valores insurgentes de la bohemia, la soledad en la muchedumbre urbana, la incomunicación humana, la angustia de la falta de sentido, la guerra, la muerte horrorosa, los cuerpos mutilados, lo absurdo, lo informe, lo desarticulado. Todo lo que el Buen arte Burgués de esa época escondía porque era un camino de “belleza” de “lo otro del mundo”, de virtud un camino si se quiere educativo, donde se hacía presente la consoladora y falsa moral del hombre. Las vanguardias también trabajaban en términos humorísticos. Corrosivos en su descripción de la época en su descripción de las figuras de su tiempo, de la cultura de su época en este sentido Dadá-vanguardia que hace culto de lo hereje, punto medio entre el expresionismo que es la primera experiencia de vanguardia de este siglo, y el Surrealismo – es la más extrema y provocativa-
Dada nace en 1916 en plena guerra cuando todo pierde consistencia y la realidad europea se transforma en una inmensa granada que hace estallar el mundo. Frente a esta nihilización, a esta perdida de sentido de todo discurso humanista, ilustrado, burgués, liberal, Dada radicaliza dicha pérdida de sentido, la lleva a su extremo absoluto. Nada ya contiene el significado que supuestamente contenía desde los discursos dominantes, ni siquiera lo que están haciendo ellos, y muchos menos el arte en ninguna de sus variables. El creador del movimiento Dada es un rumano exiliado en ese momento en Zurcí, Tristán Tzasa, que luego va ir a París y va a fundar el movimiento dadaísta en París, que era la ciudad por excelencia de la experiencia artística. Para el dadaísmo el arte moderno había cumplido ya su hipócrita misión, su papel estaba cancelado por las pústulas de la sociedad burguesa que lo había consagrado. El propio T Tzara dice”Dadá nació de una exigencia moral del sentimiento profundo que el hombre, en el centro de todas las creaciones del espíritu, debía afirmar su supremacía sobre las nociones empobrecidas de la sustancia humana, las cosas muertas y los bienes mal adquiridos. Aquí aparece lo que es 1916 , su atmósfera, el clima apocalíptico de la Primera Guerra Mundial en pleno desarrollo.
El arte y los manifiestos políticos artísticos dadaístas radicalizan esa coincidencia de hecatombe de la propia sociedad, que ha mostrado que nada de la cultura moderna tiene significado cierto, que todos los valores explotaron de un día para el otro, a partir de intereses bélicos, intereses económicos, financieros que llevaron a quince millones de hombres a la muerte.
En aquel momento Zurcí era refugio de innumerables irregulares. Había desertores emigrados políticos, mafiosos, agentes secretos, hombres de negocios, artistas, literatos, poetas, llegados de distintos países por distintos motivos.
El sueño de las vanguardias es integrar el arte a la vida, también puesto en el manifiesto por el dadaísmo. Es hacer desaparecer el arte como una experiencia autónoma, el arte en manos de artistas, el arte como un don de elegidos o situado en la historia galería de los genios, de la creación excelsa humana, objeto de homenajes y distancias infranqueables. El Dadaísta despreció al buen burgués consumidor de arte, pero este ultimo va a terminar enamorándose aristocráticamente, honestamente de estas vanguardias.
Sin duda, entre 1910 y 1930 se vivió en lo artístico europeo sobre todo, pero también con influencias en estéticas latinoamericanas de vanguardia, un momento extremo , un momento de transito de primer orden. En la historia había quedado por un lado un enorme vacío. Lo vivido, el gran sueño burgués ilustrado, incuestionable, era ya ilusorio pasado. Toda la gran promesa de la Modernidad racional, civilizadora, humanística, utopizada por una guerra donde economía ciencia, técnica, cultura habían contribuido a la gran matanza. El mundo aparece como en ruinas. El artista se transforma en un exiliado definitivamente, no ya pos sicología personal, por bohemia, por pose, sino porque el arte no puede sortear ese dar cuenta de lo acontecido y de sus secuelas. Precisamente artista es aquel que exacerba su sensibilidad, la agiganta, la desfasa, testimonia, desde su capacidad artística, la contra representaciones establecidas del mundo. También y a su manera, el artista de vanguardia cumple esta nueva misión crítica renovada. Entre 1910 y 1940, en ese lapso se yerguen los movimientos de vanguardia, parte sustancial del arte moderno del siglo XX, vanguardia que se arroga el derecho artístico de proclamar en resumidas cuentas que todo lo que se hizo hasta ahora no sirve para nada. Esa es la nueva fortaleza del arte vanguardista en la Modernidad avanzada, arrasar con todo el pasado en pos de resistir, de seguir otorgándole al lugar del arte el otro posible proyecto humano, el sitio de la desajenación, el sitio ultimo resto de verdad y libertad, de lucidez de conciencia desaparecida.
Que es en definitiva para lo que nos importa hoy la vanguardia, es la construcción de una subjetividad muy importante para entender la Modernidad. Va a ser sustancial a la Modernidad la idea de la vanguardia. No olviden que la Modernidad es la novedad permanente, es lo nuevo, lo perpetuamente nuevo, lo siempre nuevo. Es lo proyectado totalmente hacia el futuro-esto ya fuera de las vanguardias- es lo viejo que tiene que quedar atrás para dar paso a la constante renovación del presente. Es lo que hoy en bárbaros términos de mercado de consumo con el modelo consumista, significaría tirar rápidamente lo viejo para poder comprar lo nuevo.
La vanguardia es más moderna que la Modernidad, porque quiere adelantarse, consumar la Modernidad. La vanguardia política o estética es la que piensa en cambio que si se produce el salto, la embestida, el nuevo arte, se llega a que la promesa moderna se cumpla. Se arriba al futuro. Las vanguardias por más que estén criticando el progreso capitalista burgués creen en la idea de progreso fijado por la lógica de la modernidad capitalista desde sus albores productivos. Por otro lado, si la Modernidad es la renovación de todo permanentemente en función de un presente de oro y de un futuro a concretar, las vanguardias son la expresión más clara de eso. Son la absoluta novedad.
Hoy aparece en la filosofía, en la canción de rock, en la nueva novelística, que no hay ninguna marcha, ninguna llegada, ningún punto final de nada. Estamos así flotando en el medio del espacio, de un desguarnecido espacio histórico. La modernizada se planteó a la vieja norma judeocristiana de que la historia es una marcha hacia algo. Vale la pena esforzarse por que se está buscando algo: privado, colectivo, propio, la constitución de la Nación, la ruptura del colonialismo, la liberación de los países africanos.
Quien es el que hace, el que constituye el que integra la vanguardia? Ahí está el artista generalmente en la ciudad. El artista en la metrópoli, el artista marginal, el artista que no quiere saber con el arte tradicional, instituido, con el museo, con lo consagrado. Un artista crítico ácido irreverente, que sufre el dolor del mundo y trata de expresarlo a través del arte. ¿Qué es ese artista? El va ha hacer de su arte precisamente su único valor auténtico es experimentar quebrantar las modas y los gustos crear lo que siente lo que piensa lo que concibe. El artista genuino el verdaderamente creador va a vivir por lo contrario conservando aquel noble sueño con que de joven pensó por que iba pintar, por que iba a escribir, por que iba a componer música, en al misma senda de sus autores amados con que aprendió a querer las letras, las pinturas, las melodías. Desde mediados del siglo XIX surge otra figura del artista personaje de los bordes , marginal, gustador del vino de las tabernas, amigo de las prostitutas, dialogante de cualquier loco que quiere cambiar el mundo poniendo una bomba en el centro de la tierra. Artista que vive la ciudad desde sus perspectivas y sueños, pero un artista que está absolutamente en manos del mercado. Y si no está en manos del mercado la pasa mal. Debe venderse a cualquier postor para subsistir. Pero el mercado ese mounstruo lo castiga y condena, es ese gran burgués que tiene el dinero para pagarle o no pagarle.
Hay un filósofo que va a tener mucha incidencia en la constitución de esta figura del artista de vanguardias, va a ser el alemán Nietzsche. A lo largo de toda su obra trabajó mucho la problemática del arte, el lugar del arte, la forma de interpretar la historia filosófica del hombre desde variables de fondo estético.
El va a trabajar una figura una subjetividad excepcional para enfrentar la debacle, las falsías y las hipocresías de la vida y la moral moderna que ha ser consustancial luego para la constitución del artista en el siglo XX.
Va a decir Nietzsche “Todo arte, toda filosofía pueden ser considerados como medios de curación y auxilio de la vida ascendente o de la vida descendente, pero siempre presupone sufrimiento o seres que sufren.” El arte presupone sufrimiento, afirma el filósofo “Pero hay dos tipos de sufrientes. Por una parte los que sufren por una sobreabundancia de vida, los que quieren un arte dionisiaco desde una visión y una perspectiva trágica de la vida.” Es decir hay un sufrimiento que es por sobreabundancia de vida, por sobreabundancia de lucidez, por sobre-conciencia. Es un arte o una filosofía o conciencia ascendente que busca las alturas, las cimas de las montañas, el vuelo alto. Estos primeros van a tener una visión trágica de la vida: precisamente esta sobreabundancia de vida, esta conciencia absoluta no es que nos lleva a una felicidad estúpida, nos lleva a una conciencia trágica, porque esta lucidez nos desnuda la miseria del mundo.
“Y por otra parte están los que sufren por un empobrecimiento de la vida-no por una sobreabundancia de vida- y anhelan del arte y de la filosofía el sosiego, el silencio, la belleza, el mar en calma o bien la embriaguez el aturdimiento. En este punto esencial de diferencia que devela lo que serán las vanguardias. Ese es el burgués por excelencia, el burgués filisteo, el hombre de cultura.
La vanguardia rompe con esta idea, no quiere consolar al burgués no quiere consolarse. No quiere que el filisteo lo apruebe, entre en complicidad con su obra, ese sujeto que siendo una miseria durante toda la semana, al leer una novela o ver una película siente que el también siente se espiritualiza se emociona.
Dice Nietzsche ” No es posible se feliz mientras en torno a nuestro todo sufre y hace sufrir. No se puede ser ético mientras la marcha de los asuntos humanos esté determinada por la fuerza, el engaño, la injusticia. No se puede ser siquiera sabio mientras la humanidad entera no haya luchado en la comprensión de la sabiduría e introducido al individuo de la manera más amplia en la vida del saber.”
El sueño de la vanguardia es que todos seamos artistas, que todos seamos conciencia doliente y fuerte. En el momento en que todos seamos artistas no necesitaremos ir a ver ninguna exposición estética. En todo caso pintaremos en las calles-este era el sueño de las vanguardias- y cada uno hará su obra de arte.
Nietzsche va hablar del hastío intelectual, “Llega un momento en que el mundo hastía en su irracionalidad, en su barbarie, en su salvajismo, en su imbecilidad permanente, en su imposibilidad de razonar las cosas, lo que estamos viviendo hoy”. “Dudo que semejante dolor nos mejore pero se que nos hace más profundos con la voluntad de preguntar en lo sucesivo más profundamente, mas severamente y rigurosamente, mas maliciosa y sigilosamente de lo que se ha preguntado hasta ahora. La confianza en la vida ha desaparecido, la vida misma se ha convertido en el problema. Incluso el amor a la vida ha desaparecido, la vida misma se ha convertido en el problema. Incluso el amor a la vida es posible aún solo que se ama de otro modo al mundo.

Aparece el que anticipa, el que se adelanta al propio curso de la historia, el que marcha a la cabeza en los procesos sociales y culturales. El que ejerce una critica desde un sitio y una conciencia precursora. El que busca demoler lo viejo, señalar lo que debe quedar atrás y marcar el camino de lo nuevo que necesita emerger. El hombre de la vanguardia.

Estética y Rupturas: expresionismo futurismo dadaísmo

Esa época que denominamos de las vanguardias concluirá en 1939 con la segunda guerra mundial y ya no volverá a ser claramente reactivada hasta la década del 60
La idea de vanguardia se plantea como profunda crítica y al mismo tiempo como una utopía de cambio en un determinado momento de lo moderno, signado básicamente por el episodio de la Primera Guerra Mundial. Al concluir esta guerra con la secuelas que deja en Europa emerge claramente para la intelectualidad de ese momento, para el artista, el pensador para aquellos que conforman el mundo de las ideas, dos visiones: por un lado la visión de que la catástrofe cultural, espiritual aconteció con ella, la muerte o al menos la agonía de esta narración de la razón burguesa ilustrada que había prometido la vida plena en la autonomía del individuo asumiendo su definitiva libertad. Por otro lado el fin de la Primera guerra Mundial coincide con la primera gran revolución social en Rusia, la llegada al poder de la vanguardia leninista. Ya en 1918 Lenin y Trostky están en el poder de la URSS. Aparece de manera rotunda la idea de que este es el momento preciso para cambiar la historia para reformular el mundo, para terminar con lo que no había dado resultado. Con el triunfo de este nuevo sujeto de la revolución el bolchevique, paradigma de la figura del vanguardista, aparece un amplio -fanático a veces dogmatizado otras-campo utópico que cala muy hondo en el espíritu de las vanguardias en el campo del arte y de la política. El bolchevique, un nuevo hombre victorioso, el artífice de la revolución, el adelantado de un mundo renovado, el ocupante de un nuevo estado prometeico, incidirá no solo en la cultura de las izquierdas sino también en los ámbitos de las derechas, como prototipo del imprescindible actor social que exige la época.
Decíamos que específicamente en las vanguardias artísticas, lo que surge como elemento determinante y sustentador es un rechazo a la tradición estética, pero que no solamente se da en cuanto a las obras, artísticas que heredaban, sino a la tradición como mundo de valores, de conductas, de costumbres, de ideales, de metas que el artista plantea superar eliminar para empezar algo nuevo.
Aparece en Europa entre 1900 y 1925 este cuadro convulsionado por la guerra y revolución donde se termina un siglo de supuesta paz, la “bella época” del buen burgués, y la historia concreta otra vez pasa a ser discutida en acto en acción es decir, con un nuevo actor, la masa, inéditamente movilizada por proyectos, doctrinas, perspectivas de confrontación malestares profundos.
Plantea que no hay un gusto artístico universal para siempre, sino que cada época cada tiempo tiene sus gustos, sus modos, sus formas de expresarse.
“A cada tiempo su arte, al arte la libertad” (vanguardia vienesa). Este tiempo de arte que quiere expresar su época estos grupos que quieren expresar en ideas y en creación lo que está aconteciendo como escena del presente absoluto, se encuentran en un mundo ya modernamente reconstruido el mundo de la gran metrópoli, el de las grandes masas, el de las multitudes, el de la maquina, el de las mutaciones en el campo de la comunicación, el de la aceleración técnica, el de la velocidad, las nuevas formas productivas seriadas el monumentalismo fabril y los nuevos conocimientos científicos aplicados de lleno a la industria.
Van a aparecer distintas variables y tendencias. Lo importante es lo que en el fondo plantea el artista de la vanguardia al mundo. Lo que plantea es las formas que adquiere esta otra realidad que se hace presente.
Básicamente se viene de un larguísimo período donde había gravitado el realismo del siglo XIX, en las expresiones estéticas, es decir, la imprescindible adecuación del arte a la imagen que tenemos de lo real. La vanguardia confronta con esta variable romántica, realista, naturalista impresionista que había atravesado el siglo XIX la combate expresando que esa realidad es apenas una realidad más y más que esto, el presentar realistamente las cosas desde el arte es caer definitivamente en las apariencias, en la mentira, en lo ilusorio de la vida y de las relaciones humanas. El mandato del arte es la búsqueda de esas otras realidades invisibles disgregadas mutiladas agrietadas que no se hacen presente sino a través de una nueva intuición imaginación investigación experimentación, en ese acto complejo y profundamente subjetivo de la creación. Esto significa que lo que ponen en el tapete las vanguardias es que exclusivamente “el lenguaje construye la realidad.”
La realidad es construcción del lenguaje. Esa es la crítica de las vanguardias, del Expresionismo, Cubismo, Dadaísmo, Surrealismo, Abstraccionismo, a la experiencia , a la falsedad del realismo que trabaja en función de demostrar que con el lenguaje artístico va hacia una realidad insospechada de otras cosas. Lo que plantean las vanguardias es que el lenguaje constituye la realidad y de acuerdo a cómo trabajemos nosotros el lenguaje, así tendremos la realidad. Y que no hay una realidad de verdad y otra realidad de mentira. Lo que construye el lenguaje es verdad en tanto que lenguaje.
La vanguardia va a rechazar esta idea de traducir una realidad supuestamente ya construida en términos realistas. Por otro lado y al calor de este problema, las vanguardias van a tratar de establecer distintos criterios de belleza. Esta es otra problemática que es la belleza.
Hay un canon definitivo de belleza para todo tiempo y lugar. O la belleza es la construcción de época que puede hacer un artista a partir de determinado gusto, determinada forma determinada imaginación determinadas convenciones coma firmaba un siglo y medio atrás el romanticismo?
El planteo de la vanguardia es que no va haber belleza permanente, que la belleza es fugaz, circunstancial, perseguida inútilmente, en todo caso. Que está marcada por las convenciones, por valores históricos dominantes y las modas sociales. Que la belleza moderna no es lo armonioso, lo orgánico, lo agradable, lo placentero, lo unitario, sino la discusión del propio artista con su obra, la crisis de ese artista con su obra. No hay belleza como modo estético de representación, porque precisamente lo que pone infinitamente en discusión el arte es la representación del mundo.
El arte básicamente discute el lenguaje que enuncia al mundo. Lo que discute el arte es el lenguaje que nos lleva a eso, el lenguaje con lo que nosotros construimos lo real.
Desde esta nueva perspectiva, autónoma el arte estaba dedicado a lo largo del siglo XIX a plantear un ideal de cultura burguesa. A plantear lo otro con respecto a la miseria del mundo. La armonía, la belleza, la unidad, lo orgánico era precisamente el arte como un ideal moral y pedagógico burgués. Un camino de formación en valores universales intemporales inmortales una escuela jerarquizada como formas de mirar el mundo, de asumir sus aspectos críticos de desarrollar una sensibilidad superior. El arte aparece como una esfera autónoma. Un mundo no solo absolutamente diferenciado del resto, sino aglutinando aspectos sensibles, trágicos, éticos de lo humano que ninguna otra esfera del saber va a poder alcanzar. Como si hubiese otro mundo creado en el mundo, otra historia junto a la historia: Hamlet.
La vanguardia proclama su deseo de llevar el arte a la vida de fundir el mundo vital con el arte, de borrar fronteras, de escapar desmesuradamente de su esfera racionalmente otorgada por las formas del dominio burgués.
La vanguardia va a rebelarse contra la institución arte, misión por demás difícil porque ese acto exige disolver la categoría de arte. Convertir una categoría de objeto en otra. Para la vanguardia la obra de arte era un objeto negativamente mitificado.
Había una sacralización del objeto de arte, y desde ahí la conformación de una zona, también sacralizada, que instucionalizaba el arte.
La hegemonía de la verdad en esa época estaba en manos del cientificismo positivista. Ciencia técnica experimento acotado verificación y prueba era la cosmovisión que regía la verdad indiscutible del saber burgués progresista.
La vanguardia estética sale a discutirle a la ciencia positivista, a la cultura dominante, a las hipocresías morales de los distintos poderes, la verdad de variables que hacen a la vida al hombre, a las relaciones, al amor. También va haber numerosos movimiento de vanguardia, el expresionismo el futurismo el dadaísmo el cubismo el ultraísmo ( que es el que trae Borges en 1920 de España a Buenos Aires, donde publica una revista Proa, con sus primeros editoriales para fundar el movimiento ultraísta de acuerdo a las variables argentinas), el surrealismo el abstraccionismo, el primitivismo, el construccionismo.
Pero básicamente todas estas variables tienen como punto en común superar el divorcio entre arte y sociedad.
El expresionismo que es un movimiento literario plástico y cinematográfico fundamentalmente que si bien reconoce sus antecedentes en Paris, que era la ciudad que recibía que nucleaba los mayores movimientos de vanguardia ( hacia allí iban los artistas porque es una ciudad efervescente en cuanto a discusión inspiración estética). El expresionismo va a tener su momento mas rutilante fuerte preciso y consistente en Alemania. Es básicamente un arte de oposición. Oposición a lo que era esa Alemania y va a plantear que lo real no es fundamentalmente aquello que vemos en lo exterior, sino aquello que surge en nuestra interioridad cuando vemos, percibimos, intuimos o producimos algo.
La expresión del artista es el punto donde ancla lo real descifrado o descubierto por ese mismo artista el planteo de la vanguardia expresionista a diferencias quizás de otras es un planteo de búsqueda profunda casi mística de la esencialidad de lo real. Gritar la desesperación es un elemento vital del expresionismo, por lo tanto va a buscar traducir el instinto del hombre aquello censurado íntimamente como persecución de la realidad mas autentica. El arte va a tratar de mostrar lo censurado, lo clausurado, va a tratar de expresar esas honduras humanas que tanto le cuesta al hombre expresar, contra lo que estéticamente se considera que hay que mostrar frente a lo que se considera que esta legitimado como expresable. El expresionismo va a tratar de reinvindicar la violencia de ese grito estético el grito es una situación de violencia. El grito no es un dialogo amable ni siquiera es un dialogo es simplemente un grito. No hay posibilidad ni de preverlo ni de responderlo. El expresionismo que intenta la búsqueda de la realidad desde el mirar del artista su propia interioridad, va entonces a reivindicar ese refugiarse del artista en su propio espíritu para mostrar lo que verdaderamente hay afuera. El mundo ya existe no tendría sentido hacer una replica de el . la tarea principal del artista consiste en indagar sus movimiento mas profundos y sus significados fundamentales, y envolverlo a crear.
Lo real e inmediato visible, exterior, es entonces una apariencia un velo, una opacidad. La verdadera realidad seria esa esencia ese núcleo esa abstracción con que nosotros atravesamos la apariencia de lo real: eso seria la verdad.
Va haber dos grandes grupos expresionistas El puente que va a transmitir esto que estábamos diciendo de la manera mas acabada violenta y casi bárbara. El otro grupo es el Jinete azul que cuya figura fuerte en lo teórico y en lo creativo Kandinsky, Marc, Paul Klee. Van a trabajar desde otra perspectiva, mas espiritualizada, no física, no violenta, que va ser eje específicamente en la necesidad que tiene el arte de hacer un pasaje de lo material a lo espiritual en esa coyuntura histórico humana.
Hay otro movimiento de vanguardia El futurismo, es uno de los primeros movimientos de vanguardia nace en Italia el primer manifiesto es de 1909. Un movimiento estético de vanguardia agresivo en sus proclamas, ideológicamente situado como un istmo modernizador por excelencia. Contra los academicismos tradicionales, de las antiguas y retóricas universidades contra una moral cristiana que en Italia pesa sobre manera en lo histórico.
Todo aquello que para el expresionista es muestrario de duda frente al mundo el futurista lo va a reivindicar. Lo que los hermana es que tanto uno como otros están contra las tradiciones estéticas, los cánones de lo bello, la necesidad de nuevas formas expresivas. El movimiento futurista terminara siendo uno de los principales asesores del gobierno de Mussolini algo les fascina del fascismo, su violencia disruptora, su ideología guerrera, su desconsideración del débil, su desprecio a la democracia liberal, sus ansias renovadoras del espíritu nacional. El futurismo ama y reverencia la guerra, los cañones disparados, las heroicas trincheras donde se forja un nuevo sujeto moderno. Donde se templa un nuevo espíritu de aventura cósmica. Su utopía es la utopía capitalista exacerbada.
El dadaísmo movimiento que podíamos situar ideológicamente entre una marcada tendencia anarquista por su forma de confrontar estéticamente con el mundo y un acentuado nihilismo como fondo de sus interpretaciones. Para el dadaísmo el arte estaba agotado era gesto hueco burgués. Al arte había simbólicamente ponerle una bomba y hacerlo estallar junto con el resto del mundo y los valores burgueses. Dada es extremista disonante, altanero en sus juicios cargados de un humor implacable. Su discurso panfletario llama a dejar a tras el arte y saltar hacia la vida, romper con escuelas, estilos, legados, y con las propias vanguardias. Porque las vanguardias siguen creyendo en el arte y tal vez en ese sentido sean la peor amenaza.
Existe un fondo de reírse de ellos mismos cuando anuncias que han a destruir todo, lo que representan los dadaístas en sus actuaciones provocaba y violentaba a los burgueses consumidores de arte. Encerraban al publico, en escenas violentas, representaban escenas que nadie terminaba de entender hasta concluir el evento mas en el campo de una crónica policial que estética.
El espacio de las vanguardias, con sus obras eventos y manifiestos, reúnen a dichas figuras que gestan sobre todo, una típica cultura de izquierda una cultura, que podríamos entrecomillar – de la revolución -, arte ciencia y política podían afirmarse.
Expresión sensible, saberes sistematizados, y voluntad de cambio podían roturarla.
Escéptico del hombre, agresivo en las caracterizaciones del individuo común y corriente. Los dadaístas van hacer una critica al expresionismo como movimiento artístico. Hay un texto donde dicen: el expresionismo quería algo, es uno de sus aspectos mas lamentables, Dada no quiere nada Dada crece. El expresionismo buscaba la interiorización se concebía como reacción a su tiempo, mientras que el Dadaísmo no es otra cosa que una expresión del tiempo. El expresionismo no es una acción espontánea es el gesto de las personas cansadas que quieren salir de si mismas para olvidar la guerra y la miseria. Los expresionistas sino personas cansadas, apartadas de la naturaleza que nos se atreven a enfrentarse a la crueldad de la época. Dada es el valor en si, se expone al peligro de su propia muerte quiere su muerte, se coloca dentro de las cosas, el expresionismo quería olvidarse Dada imponerse, el expresionismo era armónico místico angelical, Dada súper -místico. Los Dadaístas fueron todos anarquistas, no creían mucho en sus propias obras las degradaban pretendían nulificarlas negarlas disolverlas en la disolución del mundo. Pero sus experiencias estéticas hoy son arte altamente cotizado en cientos de millones de dólares y están en los grandes museos del mundo (N Y Paris Londres).
La angustia de una subjetividad casi mística en el expresionismo, la exaltación del moderno mundo técnico industrial y bélico en el futurismo, el anarquismo y la extrema irreverencia crítica en el dadaísmo, las vanguardias, artísticas, forman parte indeleble del pensar contemporáneo y sus distintas corrientes.

Escrito por documenta trabajo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: