Zaffaroni confirmó es su último año en la Corte

Image

El juez de la Corte reiteró que este año dejará el máximo tribunal de Justicia porque cumple “75 años y ese es el límite que dice la Constitución”. También defendió su proyecto de un nuevo código penal y advirtió: “Tolerancia cero es el lema de un demagogo que ya pasó a la historia políticamente en Estados Unidos”.

Zaffaroni dejará este año la Corte Suprema.

Zaffaroni dejará este año la Corte Suprema.

El ministro de la Corte Suprema de Justicia Eugenio Zaffaroni ratificó que este año dejará su lugar en el máximo tribunal. Además, defendió su propuesta por un nuevo código penal.

 “La decisión ya está tomada. Cumplo 75 años y ese es el límite que dice la Constitución”, remarcó Zaffaroni que indicó que los “once años” en su puesto “fueron suficientes” y que “es tiempo de dar las hurras y dedicarse a otra cosa”.

 Por otra parte, defendió su proyecto de código penal y se manifestó contra las condenas mayores a los 30 años, a las que consideró “una locura”. 

 “El nuevo código quedaría como estuvo tradicionalmente. Llamamos a la pena como se debe: en lugar de prisión perpetua, pena de treinta años. Nunca tuvimos pena perpetua porque sería inconstitucional”, señaló.

 En tanto, advirtió: “Tolerancia cero es el lema de un demagogo que ya pasó a la historia políticamente en Estados Unidos (en referencia al ex alcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani). Lo único que hizo la tolerancia cero fue depurar un poco la policía y hacer una gran inversión en equipos. Con eso se bajó un poco los índices de violencia. Pero los índices de violencia en otros estados de Estados Unidos también bajaron y no se habló de eso”.

 “Criminológicamente es un absurdo. Es un lema demagógico de un demagogo norteamericano que hoy ya está olvidado”, enfatizó.

 Sobre los recientes levantamientos policiales y advirtió que “pueden suceder cosas más graves si no se repiensa la estructura policial”.

 “No sé si se debe debatir la sindicalización. De cualquier manera, el policía es un trabajador. Si nosotros seguimos con el modelo de policía militarizada de ocupación territorial es inconcebible que haya alguna organización por debajo de los jerárquicos.

Pero la policía es un servicio civil y algún contacto con la base tiene que haber. Será sindicato o lo que sea pero algo tiene que haber”, completó el magistrado.

Anuncios
Publicado en Uncategorized. Etiquetas: . Leave a Comment »

El padre Pepe unió al Chaqueño Palavecino y al Gauchito Gil

José León Suárez, tan cerca y olvidada, la oscuridad de sus  calles hace notar las ganas de ser iluminada. Sus habitantes no pretenden mucho, sólo ser escuchados: expresar sus sentimientos, sus creencias religiosas, y su cultura. 
Allí se encuentra un santuario del Gauchito Antonio Mamerto Gil Núñez, pegado a una biblioteca popular. Y aunque existan muchos santuarios en el país, el Chaqueño Palavecino eligió el de la Villa Cárcova para homenajear al gaucho rebelde.
El recital de folklore fue el jueves, en la cancha de fútbol de la calle Beltrán, entre Combet y Libertad. Fue organizado por José María Di Paolo. Para todos, apenas, el padre Pepe. Armar el escenario costó tres días de trabajo. Todo cubierto con un toldo color negro y en su interior la imagen del Gauchito y la Virgen de Luján.
La presencia del Chaqueño en la villa tuvo efectos sociales positivos. A la derecha del escenario atendió un buffet de la Iglesia del Milagro de José León Suárez, que recaudó dinero para construir una Iglesia y un santuario para el Gauchito sobre la calle principal 2 de Abril, donde ahora está la Capilla del Luján. 
A la izquierda del escenario abrió otro buffet, el de la Biblioteca Popular La Carcova, así, sin el tilde, como llaman los vecinos a su barrio.
Lo recaudado es para comprar materiales y terminar de construir la biblioteca para que los niños y jóvenes tengan un lugar de formación y contención: “La llegada del Chaqueño a esta villa significa mucho para nosotros, él viene a homenajear al Gauchito, pero a su vez es una gran ayuda para el crecimiento de las obras, él trae a la gente. Todos los vecinos de Carcova están acá, también de otros barrios, y nosotros podemos recaudar dinero para seguir construyendo”, dijo uno de los colaboradores de la Biblioteca. 
Mientras el sol iba cayendo, los vecinos llegaban a la cancha con sillas y bancos que ellos mismos traían desde las casas: en sus corazones cargaban las peticiones para el Gauchito. 
La historia del Gaucho es objeto de disputa, ya que a lo largo del tiempo se han instalado distintas versiones, pero más allá de las diferentes interpretaciones está el hombre real que nació en 1847 cerca del rio Pay Ubre. 
El soldado aguerrido que combatió al galope en la Guerra del Paraguay, que se resistió luego a seguir matando por banderas ajenas y se prometió “no derramar más sangre de sus hermanos”.
Gil pasó bajo distintos techos, escapó de la ley, castigó el abuso de patrones, fue libre, y también rebelde. Pero un 8 de enero siete policías lo capturaron  mientras dormía. 
En un cruce de caminos lo ataron a un árbol. Las intenciones eran claras, pero nadie se animaba a decretar el final: sobre su cuello colgaba la figura de San La Muerte. 
Antes de ser degollado, el Gauchito le advirtió al capitán que, a su regreso encontraría a su hijo enfermo. “Rezá por mí que la sangre inocente es buena para los milagros”, fueron las últimas palabras. 
Así con el rezo de su verdugo, comenzó el mito que se extiende hasta hoy, y cada vez cuenta más devotos. 
Es por ello que los vecinos de Carcova se acercan los 8 de cada mes al santuario ubicado en ese lugar, para pedir salud y trabajo, entre otras cosas.
El Chaqueño Palavecino llegó a Carcova a las 20, cantó y tocó su guitarra hasta las 21:45, casi sin parar. El padre Pepe le agradeció la visita que fue gratuita y a beneficio de los que más necesitan:”Yo hice construir una Iglesia en Chaco, para que la gente del pueblo tenga su  lugar”, comentó el Chaqueño.
Cuando comenzó a cantar la gente, que era multitud, se acercaba al escenario. Todos juntos, en paz y armonía. La presencia del Chaqueño había cumplido una función integradora. Para los vecinos de Carcova, en cambio, fue un culto religioso, una ceremonia de mucho respeto, parte de su cultura, la cual Palavecino comprende muy bien y por eso supo seducirlos. Cuando cantó “La villerita”  los emocionó, como así también con Amor salvaje, La ley y la trampa, entre otras chacareras y sambas. La gente bailaba y disfrutaba  del artista y del santo.
Luego de haber brindado un recital de casi dos horas, Oscar Palavecino se retiró. Lo hizo despidiéndose de la gente y regalando su sombrero, su pañuelo, y todo lo que sus admiradores le pedían. Cuando comenzaron a desarmar el gran escenario, el Gauchito dejó de posponer la tormenta que ponía en riesgo su fiesta y el agua cayó sobre los colchones de tierra de Carcova. «

El crítico número uno del neoliberalismo

 

Algunos consideran a Aldo Ferrer como el padre del modelo kirchnerista. Pero alterna críticas y elogios hacia el Gobierno. Inflación, precios y crisis energética. El pensamiento vivo del gurú de la heterodoxia.

Nota de Veintitrés.

Hablar con Aldo Ferrer es hacerlo con la heterodoxia económica en persona. Desde que egresó de la Facultad de Económicas, allá por la década del ’50, que viene luchando –muchas veces en soledad– contra las posturas económicas liberales y neoliberales. Es el faro y la inspiración de la mayoría de los economistas heterodoxos. No concibe a la Argentina sin el desarrollo de una estructura productiva fuerte, con la industria en el centro de la escena. En charla con Veintitrés, habla de la coyuntura económica y le saca dramatismo a la situación, al tiempo que descree que, de imponerse en 2015, la oposición vaya a desandar lo conseguido durante el kirchnerismo.

–¿Qué opina de la actual situación económica?

–Creo que se ha agotado una fase de recuperación, que se inició después de la crisis del 2002, cuando el cambio de la política económica permitió un aumento muy fuerte del producto bruto interno, del empleo y una cierta mejora de las condiciones sociales. Esto fue posible porque con la reestructuración se resolvió el tema de la deuda externa y le dio más libertad de maniobra al Estado para fijar la política económica. La situación internacional también contribuyó con un buen nivel de demanda de los productos primarios argentinos y un buen nivel de producción agraria. También hubo una cierta mejora en la distribución del ingreso, pero no se modificó la estructura productiva, que sigue siendo subindustrial. Esto se expresa en el déficit que tenemos en el comercio de manufacturas de origen industrial, en autopartes y en todo el sector electrónico, en bienes de capital, maquinaria y equipos, y en ciertas ramas del sector químico, es decir, allí donde está el núcleo de la industria moderna. Tenemos una estructura industrial que se fue formando con la política de sustitución de importaciones. Esta característica de la estructura productiva argentina fue caracterizada por Marcelo Diamant como “la estructura productiva desequilibrada”. Esto es lo que configura este escenario de escasez de divisas, que induce a un aumento de precios, promueve la fuga de capitales y maniobras en el manejo de los precios y los márgenes de ganancia.

–¿Considera que el kirchnerismo no pudo o no quiso hacer esta reforma en la estructura productiva argentina?

–Yo diría que no es sólo un problema de este gobierno, es un problema histórico, que se mantuvo hasta 1976 cuando se produjo el golpe de Estado y cambió radicalmente la política económica. Hubo gobiernos anteriores (incluido el primer peronismo) que no lograron desarrollar este despliegue de factores, que sí tienen otros países como China y Corea, que estaban muy atrás después del fin de la Segunda Guerra Mundial, y que lograron despegar a partir de estas estrategias. Nosotros teníamos una industria automotriz muy desarrollada mucho antes que los chinos y los coreanos, Sin embargo, ellos hoy compiten en el mercado mundial y nosotros tenemos un sistema de filiales, con dependencia de autopartes de alta tecnología que vienen de afuera.

–Pero en tanto China y Corea encontraron una burguesía nacional fuerte, eso en la Argentina no ha aparecido, a pesar de los esfuerzos que el Gobierno ha hecho.

–Es que la burguesía nacional se construye a partir de las políticas públicas, acá es muy difícil ser un empresario industrial, con el cambio de políticas que ha habido a lo largo del tiempo. El empresario es un maximizador de ganancias, es decir, el fin de un empresario en una economía de mercado es ganar dinero. En Corea o en China, existen políticas en las cuales la forma de ganar dinero es produciendo, trayendo tecnología, generando empleo, exportando. Bueno, eso es lo que llamamos la burguesía nacional; pero si usted pone a esos empresarios en otro escenario, donde la forma de ganar dinero es especulando o teniendo privilegios del manejo administrativo, van a hacer exactamente eso. Usted trae a los empresarios coreanos acá y a los seis meses van a hacer lo mismo que el empresario argentino. Las condiciones políticas e institucionales del país impidieron la formación de una burguesía nacional.

–¿Cómo se refleja esto en el sector agrario?

–El caso del campo es distinto, porque opera sobre una ventaja competitiva que son los recursos naturales. Entonces tiene más capacidad de resistencia a las malas épocas, porque el activo fundamental, que es la tierra, sobrevive en las malas. En el campo, con los recursos naturales y el avance tecnológico, se ha formado un empresariado muy dinámico.

–¿Cuáles son los problemas de la coyuntura, entonces?

–Esto que llamamos la restricción externa y la falta de divisas representan un conjunto de problemas. Cada vez que la cosa se pone tensa aumenta la inflación, se incrementa la fuga de capitales, se desalienta la inversión, aparecen condiciones de incertidumbre. De todas formas, es un cuadro muy diferente a otros del pasado, porque en otros tiempos, cuando el sistema se desviaba terminaba en una crisis catastrófica. Esto no es lo que está pasando ahora. Se vive en una situación que está razonablemente bajo control.

–Pero no tenemos dos grandes herramientas, como el superávit fiscal y el superávit en la balanza de pagos. ¿Cómo enfrentar, entonces, los problemas del corto plazo?

–No hay una sola respuesta, sino un conjunto de instrumentos. Hay algunas medidas de las que el Gobierno ha tomado nota, como fortalecer la situación fiscal. El presupuesto 2014 prevé un superávit primario; además, el Banco Central ha cambiado la política de administración del tipo de cambio, es decir, se ha vuelto a poner el énfasis en las exportaciones. Hay una tentativa de conseguir recursos externos, es decir, toda una estrategia de alivio de corto plazo, como solucionar la insuficiencia de divisas a partir de la cuenta de capitales. Esto plantea un problema: podemos volver a la vieja historia con la deuda, de que el día de mañana terminemos muy mal, o que tomemos créditos de proveedores para hacer inversiones. Entonces, claro, nos dan el crédito pero también nos dan los equipos, como está pasando con el sector ferroviario, donde vienen los créditos pero vienen también los vagones chinos.

–¿Cómo ve la posibilidad de volver a tomar crédito en el mercado internacional?

–Argentina tiene una dificultad, y es que a pesar de que ha demostrado que está parado en sus recursos propios, que ha pagado la deuda desde que se reestructuró y está al día con sus cuentas, la forma en que se planteó la salida de la crisis fue muy antipática para los mercados financieros, porque hizo un planteo propio, no recurrió al Fondo Monetario Internacional, hizo su propia propuesta que fue aceptada por más del 90% de los tenedores de bonos argentinos. Quedan sólo los llamados fondos buitre, que es un pequeño grupo de especuladores. Eso generó una gran antipatía en el pensamiento neoliberal, y entonces estas agencias evaluadoras de riesgo le confieren a la Argentina un riesgo país que no se compadece con la situación del país. Eso determina una tasa carísima de acceso al mercado internacional. La otra es caer en el mercado de proveedores, con las consecuencias que acabo de mencionar.

 

“No se puede simplificar el análisis inflacionario diciendo que la culpa la tienen los formadores de precios”
 

 –Si Argentina se libera de los conflictos con el Ciadi, por ejemplo, existe la posibilidad de acceder a créditos a una tasa menor…

–Desde luego que si se puede acceder al mercado internacional a tasas razonables sería interesante. Pero, otra vez, ¿para hacer qué? No se puede hacer lo que se hizo en tiempos de la dictadura, que se abrió el mercado financiero, entró plata a raudales, como después de la convertibilidad, pero aumentando la deuda externa, con tipo de cambio sobrevaluado por la entrada de fondos que destruyeron las capacidades competitivas y terminamos con la crisis de la deuda. Si nosotros tratamos de salir de esto reiniciando el ciclo de endeudamiento vamos a terminar en el mismo lugar.

–¿Cree que puede ser efectivo el acuerdo de precios que se implementó en estos días?

–Creo que está bien todo lo que se haga para conocer las cadenas de valor, que los actores del mercado se comporten de una manera consistente, con una mejor evolución de los precios. El problema es si con eso alcanza. Porque creo que hay tensiones inflacionarias de base, porque la escasez de divisas genera todo un cuadro de expectativas negativas. El otro aspecto fundamental es la política fiscal, es decir, tratar de lograr un equilibrio fiscal, mejorar la calidad del gasto público, reducir gastos que no son necesarios y poder dedicarlos a cuestiones más prioritarias. El manejo de la inflación no se resuelve de la noche a la mañana. Es más bien un problema inercial, sostenido básicamente por la escasez de divisas, que no tiene una corrección inmediata por ningún instrumento de la política económica, a menos que se decida generar un desempleo brutal, como se sostiene la estabilidad de precios en los países endeudados de Europa. Pero si, como hace el Gobierno, uno trata de evitar la estrategia ortodoxa, hay problemas que resolver, donde la cuestión básica está en administrar la escasez de divisas. Hay medidas adicionales que podrían tomarse para sincerar algunos precios, como se hizo con el turismo. Creo, por ejemplo, que si se alivia la escasez de divisas y dejan de disminuir las reservas del Banco Central, en una tendencia a largo plazo, tendría un efecto muy fuerte sobre las expectativas.

–Pero, a su entender, ¿qué es lo que genera el aumento de precios?

–Esto que le dije de la insuficiencia de divisas es fundamental. En los sectores concentrados, donde hay posiciones dominantes y posibilidades de manipular los márgenes de ganancia, el principal instrumento que tiene un gobierno es introducir la competencia de las importaciones. Si usted no tiene las divisas, ese mercado se transforma en un coto de caza cerrado.

–¿No hay responsabilidad de los formadores de precios?

–No se puede simplificar el análisis inflacionario diciendo que la culpa la tienen los formadores de precios. Desde luego que muchos de ellos la tienen, pero también hay incrementos que tienen que ver con el aumento de los costos. Está bien, pueden manipular los márgenes, ¿pero por qué lo pueden hacer? Porque no hay competencia interna. Y si no hay competencia interna tiene que haber importaciones. Pero no se puede importar por la escasez de divisas, y bueno, ahí tiene todo el factor inflacionario.

–¿La emisión monetaria influye?

–No, creo que la emisión monetaria es una política pasiva, no pretende frenar los precios con la restricción del crédito, acompaña la demanda. No se trata de contener acortando la oferta monetaria. No se ganaría mucho con una política monetaria restrictiva si se dejan las demás cosas como están. En política económica no hay una sola medida aislada que pueda resolver los problemas.

–¿Qué hacer en el sector energético? ¿Se deben mantener los subsidios y las concesiones? ¿Hay que aumentar las tarifas?

–Está claro que toda la política indiscriminada de privatizaciones fue una mala política. En esos sectores estratégicos la presencia pública es fundamental, lo cual no excluye la presencia privada. En el caso energético seguramente hay un tema de tarifas, de subsidios, que determina que los precios no sean realistas y generan un déficit de fondos que podrían emplearse en otra cosa. También es cierto que hubo un fuerte aumento de la demanda, a consecuencia de la recuperación económica. Quedan un montón de temas pendientes, como revisar si todo este sistema que surgió en la década de los ’90 funciona o no. Hay que revisar eso.

–¿Cómo ve a YPF desde que se reestatizó el 51% de la compañía?

–La recuperación me parece fundamental, y allí está la gran incógnita de Vaca Muerta, estos yacimientos no convencionales que si son tan ricos como se dice, es muy importante que haya una empresa pública que lidere. Esto provocaría un alivio si se puede recuperar el equilibrio energético. El origen de la restricción externa es energético fundamentalmente. Entonces uno encuentra que hay países altamente industriales, como Corea o Alemania, que tienen déficit energético. Pero, ¿con qué lo pagan? Con manufacturas y tecnología, eso no les impide el desarrollo. Nosotros pagamos ese déficit con soja.

–¿Ve positivo el acuerdo con Chevron?

–Tengo la impresión de que es un acuerdo razonable, me parece que hay que esperar que dé buenos resultados. Hay una gran polémica con toda la cuestión ambiental, con reclamos razonables, pero al mismo tiempo no hay que caer en un fundamentalismo ambientalista que trabe el desarrollo de cosas que se pueden hacer bien sin comprometer el medio ambiente.

–¿Cree que de imponerse, en 2015, algún sector de la oposición puede haber una revisión de conquistas logradas en este período? ¿O el modelo no se toca?

–Hay cosas que se han hecho durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner que han sido muy importantes, por ejemplo la restructuración de la deuda, la nacionalización de YPF, del sistema jubilatorio, la recuperación de una capacidad financiera importante del Estado, que le han permitido al país recuperar su capacidad de gobierno, porque ahora no viene la gente del FMI a decirnos lo que tenemos que hacer. Yo espero que sobre todos estos logros no se dé marcha atrás.

–Hay economistas que fueron oficialistas y hoy revistan en la oposición.

–Eso es interesante porque esta expresión de la política nacional está en diferentes sectores, en el oficialismo, en el Frente Progresista, y también en el Frente Renovador. Siempre hemos tenido dificultad de poner bajo el mismo paraguas a las fuerzas nacionales, entonces terminamos como hemos terminado otras veces. Cuando las cosas salen mal, vuelve el pasado. Yo espero que esto no se repita.

Silencio de radio

 

.Nofoto

El problema no es que se haya tomado unos días de vacaciones ni que lo hiciera  en un vuelo particularSabido es que la riqueza generada por su padre le permite darse esos lujos y muchísimos más.

Que con motivo de las fiestas de fin de año haya decidido viajar al sur junto a su familia no es una cuestión ilegal ni pecaminosaindependientemente de las opiniones que se puedan generar en el seno de la comunidad, sean a favor, en contra o provocar indiferencia.

Si él estaba convencido que nada de malo tenía dicho viaje no había razón por la cual no lo explicara en esos términos en lugar de intentar sobornar al fotógrafo.

Si asumió esa actitud fue porque había valorado que no debía alejarse de Buenos Aires, pero desdeñando su propio análisis, insisto: “su propio análisis”,decidió  viajar igual.

Esto, junto al intento cuasi delictual, es lo que inviste al hecho de gravedad al poner en evidencia su propia irresponsabilidad por hacer algo respecto a lo cual sentía que no debía hacer.

En una reflexión adolescente seguramente pensó que pasaría desapercibido y ante un fotógrafo que lo pone en evidenciano tuvo mejor idea que intentar comprarle las fotos haciéndole el ofrecimiento en el baño del aeropuerto en una actitud que da vergüenza por lo ridícula, grotesca, grosera, bizarra, burda.

Diría que daña hasta la inteligencia del más ingenuo Impensada en alguien que aspira la máxima magistratura.

¿Se imagina a la Presidenta de la Nación intentando comprar unas fotos a un fotógrafo en el baño de un aeropuerto para intentar ocultar un viaje?.  Bueno, habría una diferencia dado la circunstancia del lugar, en este caso se habría tratado de una fotógrafa.

Estaríamos inmersos en medio de un gran escándalo mediático acompañadopor el conocido coro permanente de quienes bajo la batuta de los que les marcan la agenda competirían en formular denuncias penales, pedidos de juicios político y reclamos a los organismos internacionales por intento de coartar la libertad de expresión.

El fotógrafo sería hoy una figura  nacional y estrella de buena parte de los programas televisivosHabría sido elevado al pedestal de ejemplo ético que el gobierno debería imitar.

Como el involucrado fue Macritratándose de él, de los intereses que representa y defiendesilencio de radioTodos lo protegen.

* Exdiputado nacional

El gobierno porteño cerró el programa para víctimas de delitos sexuales

La coordinadora de ese área de asistencia para personas que sufrieron abusos, María Elena Leuzzi, denunció que el Ejecutivo de la ciudad le avisó que no renovará el contrato de las únicas cinco profesionales que trabajaban en esa dependencia, que funcionaba desde 2008, con lo cual produjo una virtual clausura del servicio.

Tal como ayer lo denunció ATE, Leuzzi confirmó que el jueves 2 de enero “me llamaron por teléfono y me dijeron que por una decisión ‘de arriba’ se cerraba el programa, que nos teníamos que ir, que no había más presupuesto para nosotras”. El servicio dependía de la Subsecretaría de Derechos Humanos a cargo de Claudio Avruj y se había abierto hace cinco años por iniciativa de la entonces vicejefa de Gobierno y actual senadora, Gabriela Michetti.

“Cuando ella nos convocó me dijo que no se podía dejar a ninguna víctima de violación sin asistencia y ahora, con esta decisión oficial aberrante, se deja solas a las víctimas”, señaló Leuzzi y detalló que “en cinco años de trabajo en el gobierno de la ciudad de Buenos Aires, atendimos a más de 3 mil mujeres y varones abusados”.

El equipo que coordinaba Leuzzi, también titular de la Asociación para las Víctimas de Violaciones (Avivi) y estaba integrado por una abogada, una asistente social, una psicóloga y una administrativa, todas contratadas. Asistían a niños, adultos, tanto mujeres como varones, y los “acompañábamos a los hospitales, fiscalías, les buscábamos las mejores opciones de tratamiento”.

Ante esta situación, la dirigente aseguró a Télam que va “a esperar que Mauricio Macri regrese de sus vacaciones para instalar una carpa en el Obelisco, para que pueda vernos en directo y no por televisión, y allí seguir atendiendo a las víctimas, ya que nos echó como perras de la oficina”.

Bullrich: “No todos van a tener la escuela que eligieron”

bullrich_esteban

El ministro de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, Esteban Bullrich, afirmó que “hay escuelas muy demandadas que han cubierto sus vacantes” y que “no todos van a tener la escuela que querían” al referirse a la falta de vacantes para los niños anotados con el sistema “on line”.

El ministro del gobierno porteño comentó que “sabíamos que al hacer un sistema centralizado se iba también a centralizar el reclamo, con lo cual las miles de personas que eligieron una escuela y por ahí no podían ir a la escuela que querían, ahora concentran su reclamo en el sistema”.

“Esto es de alguna manera un costo (para los niños y sus familias) que entendíamos que estaba en el sistema (on line) pero que creemos que valía la pena enfrentarlo”, argumentó Bullrich en diálogo con radio Continental.

El ministro indicó que registran “unos 2.000 reclamos” y que han asignado “50.000 vacantes” y sostuvo que “hay vacantes en 3, 4 y 5 años, en primaria y en media pero ya se ha cubierto la totalidad de las vacantes disponibles en 1 y 2 años” aunque algunos todavía reclaman lugares.

Publicado en Uncategorized. Etiquetas: . Leave a Comment »

Un tiempo de creaciones y disputas.

 

24 de Marzo: Marcha por la Memoria, la Verdad y la Justicia

Tiempo Argentino | Editorial
Las transformaciones de fondo a las que se resiste el orden conservador reclaman tiempo y seguir en la lucha
Por Juan Carlos Junio

El presidente ecuatoriano Rafael Correa advirtió –a propósito de los cambios políticos que se iniciaron junto al nuevo siglo en América– que “estamos viviendo no en una época de cambios sino en un cambio de época”.
Habrá quien suponga que se trata de un mero juego de palabras, sin embargo, la afirmación de este notable líder continental es una gran luz que ilumina en las honduras de los tiempos, dándole un profundo sentido a las grandes transformaciones que estamos viviendo.
Dado que los fines de año suelen ser momentos de reflexión y proyectos, parece útil pensar acerca del enunciado transcripto al inicio de la columna, ya que se trata no sólo de la descripción de un proceso histórico de enorme complejidad y riqueza sino que, a la vez, refleja una posición política franca sobre la inspiración y el horizonte de nuestras acciones actuales y futuras.
Desbrocemos algunos significados. La primera cuestión que sugiere la afirmación de “cambio de época” es que asistimos a transformaciones de tal magnitud que alumbran la posibilidad de un nuevo orden social, político, cultural e institucional que recupera el proyecto de Patria Grande, ungido y puesto en práctica por los fundadores de la Patria Americana, quienes unidos coronaron en Ayacucho el triunfo de los Ejércitos Libertadores Americanos (1824), terminando definitivamente con 300 años de oprobio colonialista del Imperio Hispánico.
Si durante dos siglos nuestros pueblos y sus gobiernos convivieron separados, por momentos enfrentados y sometidos al poder de potencias imperiales (principalmente Gran Bretaña y Estados Unidos), el ciclo abierto en 1998 por Hugo Chávez expresa una inequívoca voluntad colectiva por recuperar aquel sueño inconcluso. Desde esta visión es que surge el primer punto programático del cambio de época: la unidad soberana de Nuestra América, sin intolerables tutelajes extranjeros, participando como región integrada en el concierto mundial y mostrando un camino novedoso e independiente que rescate nuestras riquezas y culturas, superando la fracasada propuesta neoliberal con una fuerte acción política determinada por un Estado democrático.
Un segundo elemento central del programa de transformaciones profundas en nuestros países es la lucha que habrá que continuar librando para vencer las resistencias conservadoras, cuyo retroceso histórico se verifica en nuestras tierras, pero que se resiste con furor a perder sus privilegios. En realidad, su entramado es más complejo y tiene una densidad internacional. Nuestra historia refleja claramente que los poderes económicos y culturales locales actúan a su vez subordinados y articulados a las estrategias de los poderes mundiales. En suma, se trata de avanzar con determinación en la creación de grandes proyectos comunes, que incluyan obras de infraestructura, emprendimientos productivos, novedosos organismos culturales, educacionales y científicos con aportes colectivos de nuestros países. Es esta una de las grandes tareas de la actual oleada independentista.
Otro tema trascendente que contiene la afirmación del presidente ecuatoriano –no explícito pero evidente– es que el “cambio” plantea la idea de una transición histórica. La denuncia de un orden injusto y la creación de uno nuevo no tienen fórmula prescripta; no existen manuales. Tal como advertía Simón Rodríguez, el primer pedagogo de Nuestra América, en tiempos de Revolución: “¿Dónde iremos a buscar modelos? La América Española es original. Originales han de ser sus instituciones y su gobierno. Y originales los medios de fundar unos y otro. O inventamos o erramos.” Hay que asumir en plenitud que la historia nos interpela al apasionante desafío de la creación, por lo tanto esta transición en la que estamos empeñados supondrá aciertos, errores, conflictos y tensiones, como han sido siempre los cambios de época.
Son momentos de la historia cuando inevitablemente lo nuevo avanza, abriéndose paso entre las brumas del pasado con su también inevitable inercia conservadora. Se trata, finalmente, de la negación de lo previo, pero con el notable sustento de las valiosas herencias culturales, políticas y sociales de la humanidad.
Entre los grandes retos de esta etapa se encuentra el de avanzar en la participación concreta y específica de la ciudadanía en la gestión de la cosa pública. Los problemas de ineficiencia, burocratización y corrupción pueden y deben ser enfrentados con más audacia, otorgándoles a las entidades sociales, sindicales, cooperativas y a los ciudadanos en general, lugares de poder real en la gestión y en el control democrático de la misma. Existen valiosas experiencias positivas, tanto en emprendimientos pequeños como en los de máximo porte, que muestran acabadamente que el protagonismo de los propios interesados y beneficiados, coparticipando de la gestión cotidiana y la conducción, genera resultados superadores en materia de eficiencia constituyéndose además en una verdadera escuela de democracia.
La experiencia ecuatoriana de una nueva democracia social y cultural. La creación de un Estado Plurinacional en Bolivia, que recupera sus riquezas naturales y se democratiza. La original experiencia germinal del Estado Comunal en Venezuela; las transformaciones sociales y culturales de Brasil y Uruguay, la vigencia de la experiencia socialista cubana, o la construcción de un proyecto Nacional, Popular y Democrático en nuestro país, son variantes de democracias sustantivas que plantean una transformación histórica en lo económico y cultural.
Otro elemento importante que hay que considerar es que las creaciones que vienen empujando los pueblos de nuestro continente no ocurren en un vacío histórico, sino que se desarrollan en el marco de una fuerte resistencia de los viejos dueños del poder. Estas corporaciones dominantes dejan claro permanentemente que el “cambio de época” no recorrerá un camino liso y sin obstáculos, por lo tanto es impensable que solo por su justeza y su esencia humanista y de progreso esta causa triunfará inexorablemente. Por el contrario, el avance hacia una sociedad igualitaria, democrática y emancipada tendrá que sustentarse en el crecimiento de la conciencia social y en el protagonismo de las grandes mayorías.
Cuando se discute la centralidad de la política como instrumento de transformación; cuando se propicia como política exterior la unidad continental contradiciendo los tradicionales intereses de las potencias mundiales; o cuando se impulsa el juicio y castigo a los responsables del genocidio en Argentina se está avanzando en rupturas claras con el viejo orden. Cuando se despliegan políticas sociales reparadoras o se plantea el papel del Estado como epicentro de un modelo de desarrollo industrial, expansión del empleo y redistribución de la riqueza concentrada, se marcha en la misma dirección.
Resulta claro que las transformaciones de fondo reclaman tiempo, crecimiento de la fuerza social, organización popular, una gran amplitud política para favorecer esa movilidad política, ya que –como fue señalado–, el proceso del cambio se despliega confrontando con la resistencia de las castas ancladas en el pasado y defensoras de impunidades diversas.
En este inicio de año, brindamos por un 2014 que se reafirme en el rumbo recorrido en los últimos tiempos, inspirado en los ideales que orientaron a los pueblos y sus líderes resistentes, desde los originarios a los fundadores de nuestras naciones y a los líderes contemporáneos que se animaron a tomar la historia en sus manos para cambiar y trastocar la inercia impuesta por los poderes fácticos. Quizás el frenazo del ALCA de Hugo Chávez, Néstor Kirchner y Lula da Silva, sea uno de los símbolos más elocuentes del cambio de época. Por esa huella habrá que seguir.

Publicado en Uncategorized. Etiquetas: . Leave a Comment »